“Salud Cerebral” por Edith Jordan-McCormick, Directora de la Familia de Escuelas Vista

Durante mi tiempo como educadora, he tenido la oportunidad de aprender muchos aspectos del trabajo para promover el éxito estudiantil. El que es más importante para mí es con frecuencia el menos mencionado: Salud Cerebral. La Organización Mundial de la Salud define la Salud Cerebral como “un concepto emergente y creciente que abarca desarrollo neural, plasticidad, funcionamiento, y recuperación durante el curso de la vida.” Agrega más sobre qué condiciones caen dentro de su definición de Salud Cerebral.

Para la duración de esta pieza, los docentes de la Familia de Escuelas Vista también quisieran agregar trastornos de salud mental a la lista de condiciones que caen dentro del término Salud Cerebral.

Para que se lleve a cabo el aprendizaje, el ecosistema del estudiante tiene que ser estable con claras expectativas, metas, articulaciones, estándares, relaciones positivas, y mucho más. La mayoría de los educadores con frecuencia olvidan estas necesidades básicas para el aprendizaje a favor del contenido.  Nos enfocamos en los niveles de lectura y no en las condiciones del ecosistema necesarias para ser un lector exitoso. ¿Pero qué sucede cuando el ecosistema del estudiante no es estable y se combina con trauma, genética, vida, COVID-19, relaciones malas o no saludables, pérdida de vivienda, inseguridad de alimentos, y muchas otras cosas?

Aquí está una lista de trastornos de salud mental/cerebral que pueden ocurrir.

  • Trastornos de comportamiento y emocionales en niños/as
  • Trastorno bipolar afectivo
  • Depresión
  • Trastornos de disociación y disociativos
  • Trastornos alimenticios
  • Trastorno de obsesión compulsiva
  • Paranoia
  • Ansiedad
  • Insomnia

Ustedes podrían pensar, “Guau, puede que tengan razón, pero ¿qué puedo hacer como padre/educador/miembro de la comunidad/representante gubernamental/abuelo, e incluso, vecino?”

  1. Primero, debemos ser honestos con el hecho de que los trastornos de salud mental/cerebral con frecuencia vienen con un estigma adjunto.  Hay una variedad de razones porque esto sucede, pero con frecuencia es la simple idea de que la gente necesita “cuidarse a sí mismos” o “te ves bien, ¿qué es lo que está mal?” Normalicemos pedir ayuda y tener conversaciones valientes con cada uno sobre cómo están realmente nuestros estudiantes.

  1. En el entorno escolar, creemos equipos que apoyen la identificación de estudiantes en necesidad de intervenciones tanto académicas como de comportamiento (incluyendo salud cerebral) en la forma de los equipos COST/CARE.  Estos equipos necesitan operar en conjunto con los sistemas de salud basados en la escuela, si son disponibles, e incluir una variedad de proveedores de servicios en toda la escuela.  No todos tienen la capacidad de auto-identificar o auto-abogar por apoyo cuando se trata de problemas de salud mental.  Las referencias al equipo de algún educador preocupado que pueden ocurrir pudiera ser la palanca para que un estudiante reciba la ayuda y el apoyo que necesita.

  1. Todos debemos abogar por un cambio educativo.  Es hora de que todos seamos más innovadores y creativos en la forma que educamos a nuestros jóvenes. Si creemos que los estudiantes son el futuro y el amor más grande de todos, entonces debemos actualizar nuestras ideas y rutinas pedagógicas para incluir prácticas más impactantes sobre salud cerebral y desarrollo. Con frecuencia hablamos sobre prácticas informadas en trauma, y ahora necesitamos agregar participación centrada en sanación.

Si alineamos la realidad del siglo 21 con las prácticas educativas, entonces todos los adultos en las escuelas deben saber que morir por suicidio es una de las cinco principales causas de muerte en los adolescentes. Y con esta información, educadores y escuelas deben estar a cargo de construir más espacios de aprendizaje intencional donde pedir ayuda para la “salud cerebral” sea normal y las expectativas sobre el aprendizaje y el desarrollo de carácter estén claramente delineados. Nuestros estudiantes deben dejar la escuela con más que un diploma – deben irse con hábitos mentales sanos, preparados para la edad adulta, y sabiendo que fueron educados por adultos que se tomaron el tiempo de aprender e implementar mejores prácticas sobre aprendizaje socio-emocional.

PRIVACY POLICY site design by twiststudio